SpanishEnglishFrenchJapaneseCatalanBasqueChinese (Simplified)
ACCESO CAMPUS
SpanishEnglishFrenchJapaneseCatalanBasqueChinese (Simplified)

Al hablar de disciplina en el deporte nos estamos refiriendo a un aspecto absolutamente fundamental ya sea que hablemos de un deporte individual o de un equipo deportivo. Sin disciplina no se pueden alcanzar los objetivos. Y esto se ve mucho más expuesto si nos estamos enfocando en un deporte que no nos involucra solamente a nosotros. Sino que al no entregar el máximo de nuestra parte le estaremos fallando a todos nuestros compañeros, el entrenador, y la afición.

El rol del entrenador

El compromisoAl definir el trabajo de un entrenador podríamos hacerlo desde diferentes lugares y puntos de vista. Una de ellas, es el rol que cumple el entrenador de cara con sus jugadores. Y cómo debe hacer para conseguir el máximo rendimiento tanto a nivel individual como colectivo. La cercanía y el trabajo del día a día que se lleva a cabo debería ser un punto importante en cuanto al conocimiento que incorporará de cada uno de sus dirigidos y la forma en la que podrá imponer la disciplina necesaria para conseguir los objetivos.

En otras épocas quizá los entrenadores poseían un estilo mucho más estricto y dictatorial. Pero hoy los jugadores son totalmente distintos a los de aquellos tiempos. Y las maneras de comunicar y de adaptarse a los diferentes escenarios también han sido modificadas. Es por eso que el rol del entrenador en la búsqueda de la disciplina en el deporte debería contener un mix perfecto entre el respeto que impone su figura y las diferentes herramientas de comunicación que debe poseer para lograr el convencimiento de cada uno de sus jugadores, ya que dependiendo de la forma en que logre traspasar o no la barrera de la cercanía estará determinado su éxito.

El compromiso

mentalidad en el fútbolCuando hablamos de objetivos, hay una palabra que no puede pasar desapercibida en el camino hasta alcanzarlos: Compromiso. La disciplina, va de la mano con ese compromiso, y este último es el eje central a la hora de definir el cómo llegar a un lugar determinado.

Esto se trata ni más ni menos que de un acuerdo que logramos con nosotros mismos. Lo que nos lleva sencillamente a ‘hacer lo que tenemos que hacer’ para poder transformar una promesa en realidad. La mejor forma de describirlo podría ser que tomemos al compromiso como un vehículo entre esa promesa y esa realidad que estamos buscando. Y en el medio estarán muchísimas personas que nos inspiran a conseguir esa disciplina en el deporte, como nuestro entrenador, nuestra afición y, sobre todo, nuestros propios compañeros. Ya que son ellos los que se encontrarán en exactamente la misma situación que nosotros.

El papel de la disciplina en el deporte

El papel de la disciplina en el deportePero, a su vez, la disciplina también es un medio entre ese compromiso y los objetivos que nos hemos puesto tanto individualmente como a nivel grupal. Por lo que es una constante que se retroalimenta. Por otro lado, la disciplina es una de las mayores pruebas de autoestima. Porque una persona que está comprometida a exigirse al máximo para sacar su máximo rendimiento, sabe que esa autodisciplina es el camino correcto. Debido a eso, puede que hayamos escuchado (en verdad, lo que es probable es que no lo hayamos hecho) que las personas que quieren lo máximo de sí mismas son disciplinadas. Mientras que quienes se niegan a cumplir sus objetivos son consideradas auto-boicoteadoras.

Sin embargo, no es necesario que todo se trate de una obligación. Sino que más bien deberíamos elegir ese camino porque realmente es lo que nos apasiona. Quizá al comienzo debamos salir de nuestra zona de confort cumpliendo con las horas de descanso correspondientes o comiendo mucho más saludable. Pero si nuestro objetivo nos llena y nos hace realmente felices, es cuestión de tiempo para que la disciplina se vuelva parte de nosotros. Y que utilicemos los propios buenos resultados como parte de un motor para ir por más y conseguir esa disciplina en el deporte que tanto estamos buscando.

Conclusión

La importancia de la disciplina en el deporte

El compromiso de asumir la responsabilidad de ser disciplinados nos hace entender que no va a ser nada fácil ese primer paso. Ya que experimentar cosas nuevas puede traer preocupación y ansiedad. Sin embargo, si por el contrario decidimos quedarnos quietos y que todo siga de manera neutral, esa actitud nos llevará a entrenar, comer y descansar en piloto automático. Sin ambición ni esperanza de mayores recompensas. Todo se reduce a elegir fríamente que es lo que realmente queremos para nuestro equipo y si decidimos aportar lo máximo de nosotros.