SpanishEnglishFrenchJapaneseCatalanBasqueChinese (Simplified)
ACCESO CAMPUS
SpanishEnglishFrenchJapaneseCatalanBasqueChinese (Simplified)

A la hora de definir el trabajo de un entrenador podríamos hacerlo desde diferentes lugares y puntos de vista. Una mirada podría ser la de sus propios jugadores o deportistas, quienes seguramente tendrán una definición más relacionada con la cercanía y el trabajo del día a día que se lleva a cabo. Por otro lado, podemos mencionar la visión desde los medios de comunicación, quienes se encargarán de generar una audiencia mayor con cada palabra que expongan del mencionado entrenador, y es por eso que debe ser tomada con la distancia correspondiente. Entre otros tantos ejemplos que podemos mencionar, también se encuentra la mirada de la propia afición del equipo, la de todas las aficiones rivales y, no menos importante, la de sus propios colegas.

Esta breve introducción debería llevarnos a la primera, y temprana, conclusión: La figura del entrenador de fútbol puede observarse desde el interior del propio grupo de trabajo, o desde el exterior del mismo. A continuación, analizaremos los sectores más destacados de este segundo grupo.

La figura del entrenador de fútbol desde el exterior

La afición

Que el entrenador se sienta parte del lugar a donde llega es también una necesidad que deberá incorporar lo antes posible. Entender cuáles son las costumbres, el estilo y las formas de ganar que ha tenido determinado equipo en el pasado serán fundamentales para que la figura del entrenador de fútbol crezca rápidamente, e incluso para que el liderazgo del entrenador se vea reforzado. Con esto nos referimos a que siempre un entrenador debe saber qué es lo que más se valora en el club al que está representando, para ser claros con un ejemplo, una vez el actual entrenador del Liverpool Jürgen Klopp declaró: “Si los hinchas quieren emociones, pero tú les ofreces una partida de ajedrez, alguna de las dos partes tendrá que buscarse un estadio nuevo.”

La afición rivalLa afición

En un mundo ideal para el entrenador, su figura es observada con envidia por parte de las demás aficiones. Pero hablamos de una envidia sana, esa que suena casi a un lamento de por qué no han tenido la suerte de que sea el entrenador de su equipo. Sin embargo, lo cierto es que los sentimientos que surgen a la luz luego de tantas victorias no son solo los de envidia sana. Sino una envidia muy nociva que desea el mal hacia aquel entrenador.

Puede haber un cierto grado de reconocimiento, pero se considerará siempre que el grado de suerte fue mayor que el de trabajo y esfuerzo. Dentro de otras observaciones que también son muy comunes, además de la suerte, podemos encontrarnos con los favores arbitrales. Y con qué los jugadores de los que dispone en ese equipo “son mucho mejores que los nuestros”. Lo importante es que la figura del entrenador de fútbol no obtenga el reconocimiento que realmente merece.

Los medios de comunicación

Los colegasEl actual entrenador del Huesca José Rojo Martín, declaró que “el mayor riesgo de un entrenador está en las ruedas de prensa”. La cantidad de casos en los que proyectos enteros se han derrumbado por una frase mal colocada o un comentario fuera de lugar en una conferencia ante los medios de comunicación son muchísimos. Y no debería sorprendernos que esto siga sucediendo. El caso más conocido seguramente sea el de Julen Lopetegui durante el Mundial de Rusia. Pero la realidad es que existen muchas situaciones similares a nivel mundial. La explicación quizá pasa por la falta de preparación por parte de los entrenadores para afrontar estas situaciones que, si bien no tienen incidencia directa en el desarrollo de los partidos, son parte de la profesión.

Los medios de comunicación se encargan de enaltecer proyectos exitosos y de destrozar a aquellos que no triunfan. Estar preparados para no sentirse el mejor cuando se gana, ni el peor cuando se pierde, es una obligación necesaria.

Los colegas

La formación en un entrenador debe ser constante, no alcanza con haber terminado la carrera de director técnico y luego olvidarse para siempre de los cursos de actualización o de las lecturas formativas. Estar al día de todo lo que sucede en el mundo del fútbol es también muy importante. Ya que los propios colegas del entrenador son los que logran innovar constantemente con ideas nuevas y ponen la creatividad a disposición de su grupo de trabajo. Cuando estas nuevas ideas funcionan, son observadas por el resto de entrenadores. En general, con mucha admiración, y seguramente no haya mejor guía para demostrar que las cosas se están haciendo de la manera correcta, que tener a tantas personas relacionadas con nuestro trabajo que reconozcan lo que hacemos. En las últimas horas Abel Ferreira, entrenador de Palmeiras y campeón de la Copa Libertadores, declaró que él se siente un mejor entrenador gracias a Marcelo Gallardo, entrenador de River. Ya que leyó un libro suyo antes de enfrentarlo en las semifinales de dicha competencia y eso le sirvió para aprender muchas cosas.

Los medios de comunicación

Conclusión sobre la figura del entrenador de fútbol desde el exterior

Hoy en día los entrenadores deben ser conscientes de que una parte del trabajo se encuentra dentro del campo de juego. Pero otra parte que no es menor, se encuentra fuera de él. Cuando hablamos de lo importante que es la preparación no nos referimos simplemente a mejorar a nivel táctico, estratégico, deportivo o incluso alimenticio. Sino que la figura del entrenador de fútbol tiene un matiz externo que merece el mismo nivel de compromiso para conseguir los objetivos. En el siguiente link pueden ver un video imperdible que realizó la marca Athletic sobre el ya mencionado Jürgen Klopp: https://www.youtube.com/watch?v=Xast5FpOf3E&t=167s. Si quieren entender lo que representan los entrenadores de elite de hoy en día a nivel extra futbolístico, este video es de reproducción obligatoria.