SpanishEnglishFrenchJapaneseCatalanBasqueGalician
ACCESO CAMPUS
ACCESO CAMPUS

Ser entrenador es una profesión vocacional, pero la presión, los malos resultados y el entorno puede llevar nuestro trabajo por el camino equivocado. Hoy contaremos algunas claves para ser un buen entrenador de fútbol.

Hoy en día ser entrenador no es solo dirigir directamente a tu equipo sin delegar en tu staff nada de trabajo de nuestra planificación, sino que es necesario ser un buen gestor de grupo coordinando junto al resto de tu staff, todos los aspectos deportivos, las capacidades y las necesidades que requiera nuestro equipo.

En este artículo intentaremos desvelar las claves para ser un buen entrenador de fútbol, sea cual sea nuestra categoría o división. El entrenador bien formado posee de una serie de habilidades directivas, que debe saber manejar de la forma más efectiva, para lograr los mejores resultados del equipo y trabajar en el desarrollo y cualidades de cada deportista.

 

CLAVES PARA SER UN BUEN ENTRENADOR DE FÚTBOL

 

Motivación

Tener visión, evaluar y planificar para ser un buen entrenador de fútbolEmpezaremos indicando que un buen entrenador de fútbol debe aprender a observar y escuchar como un psicólogo. Actuando en todo momento con criterio e inteligencia. Para lo cual el entrenador debe analizar todas las situaciones antes de dar un mandato o decidir los cambios.

Además, ser entrenador conlleva una presión extra. Pero dicho aspecto no debe hacer mella en ti, ya que si tu staff nota nerviosismo, agresividad, tristeza o precipitación en la toma de decisiones, puede repercutir en el desarrollo del trabajo que realizan de un modo negativo, con el consiguiente perjuicio para el equipo.

Por tanto, la motivación debe mostrarse a través de los estímulos positivos dirigidos a tu equipo y jugadores de modo continuo, pero manteniendo la firmeza en el mensaje que queremos transmitir a los jugadores.

 

Comunicación

La comunicación del entrenador con grupo es algo muy importante tanto su forma verbal como la no verbal. El entrenador debe saber el mensaje que quiere dar y controlar el lenguaje no verbal de los jugadores para saber si sus palabras están llegando correctamente. Un mensaje negativo ante un fallo en un partido es un error del entrenador.

Por ello es necesario que el mensaje que queramos dar sea claro, preciso, directo y firme. La comunicación es esencial para que jugadores y staff técnico respeten tu figura como entrenador y tu rol de liderazgo dentro del equipo.

 

El llamado efecto Pigmalión

Se refiere al sistema de creencias y sus efectos dentro de cada persona.

Cuando el entrenador se convence de que un jugador va a triunfar, hace todo lo posible para que eso ocurra. Si pensamos que por más que le enseñemos y hablemos con ese jugador va a fracasar, entonces será así.

Ese tipo de creencias deben romperse en los tiempos actuales. Sabemos que los entrenadores tienen sus preferidos, que no sus favoritos. Evitar el contraargumento por parte del entrenador como “debes preocuparte cuando no te diga nada, cuando te hablo es porque me importas”. Ese tipo de actitudes son las que hacen que el jugador no siga el liderazgo que pretendes transmitirle, contagiando al resto de forma negativa.

 

Atribuciones de causalidad, no existe la casualidad

Afectan tanto a las reacciones emocionales como a las expectativas de éxitos o fracasos en un futuro. Con respecto a ello están los factores estables: capacidad, habilidad, causas internas. Y los factores externos como pueden ser la suerte, los aficionados, el estado del terreno de juego, etc.

La conducta de logro se relaciona estrechamente con la acción, el esfuerzo, la persistencia y la correcta elección de tareas. Debemos persistir a pesar de las frustraciones y los fracasos y no bajar nunca los brazos ni rendirnos. Para lograr ser un buen entrenador de fútbol es muy importante tener en cuenta los cambios, a veces son señales. CAUSALIDAD.

 

Abraza el cambio

El entrenador debe tomar acción que es la ejecución en la toma de decisiones.Motivación

Un entrenador quiere siempre lo mejor para su equipo y hace que en muchos casos no veamos los errores que cometemos. Ya que estamos inmersos en el rol de PARTICIPANTE seguramente por miedo a la equivocación y a veces es necesario ver las cosas desde el rol de OBSERVADOR.

En un partido un cambio bien hecho puede cambiar el curso de un partido, siendo responsabilidad del entrenador esa toma de decisiones. A veces a los entrenadores les puede el miedo.

Los cambios hay que hacerlos pensando en la mejora del equipo, tanto en rendimiento como en juego. La toma de decisiones también se crea cuando no se está tomando una decisión, por eso el entrenador continuamente está tomando decisiones, tanto si actúa como si no.

 

Establece tu filosofía

    • Tener buenos conocimientos como entrenador en todas las facetas deportivas.
    • Ser buena persona.
    • Actuar en algunos casos como compañero.
    • Transmitir confianza en sus decisiones.
    • Saber delegar en sus ayudantes.
    • Mensaje claro, definido y firme dentro y fuera del terreno del juego.
    • Claridad en las metas
    • Crear roles y progresos.
    • Dotes de Liderazgo

Tener visión, evaluar y planificar para ser un buen entrenador de fútbol

Una buena metodología, tener una planificación y realizar una buena gestión del equipo son aspectos indispensables para la correcta organización del grupo. En muchos casos la evaluación se limita a los resultados, sin tener en cuenta otra serie de aspectos que también son de gran importancia.

Tipos de evaluaciones:

      • La evaluación inicial para comprobar el punto de partida y cerciorarnos de si los objetivos van a poder ser cumplidos o no.
      • La evaluación intermedia aporta datos esenciales, que ayudarán al entrenador a perseverar o cambiar algunas estrategias. Controles para concretar si la influencia del entrenamiento dirige al jugador por el camino correcto.
      • La evaluación final comprueba si las metas iniciales e intermedias se han cumplido. En este caso, el trabajo realizado nos servirá de soporte para trabajos próximos. Si la planificación fue correcta y logró los objetivos planteados, entonces puede servir como base para la próxima temporada.

Motiva a tu equipo

Motiva a tu equipo

Una de las claves para ser un buen entrenador de fútbol es motivar a tu equipo.

La motivación es el rol primordial que el entrenador debe usar como líder del equipo y grupo para lograr las metas que se marque.

Es necesario que motivar a todo el equipo sin distinciones, y en algunos casos la motivación debe ser más intensa en los deportistas que habitualmente participan menos en los partidos, que a los jugadores que son más utilizados en tus planteamientos.

 

No pienses en factores externos

Habitualmente vemos como los entrenadores de fútbol y su staff creen en factores externos de casualidad que no existen. Realmente, hay una frase que indica que la superstición es la religión de las mentes débiles y eso es fundamental para ser un buen entrenador de fútbol.

Cuanto más crees en factores externos que no influyen en el juego como pueden ser el público, los agentes externos, los amuletos, etc., menos creerás en ti mismo y tu equipo se perderá toda la fe en conseguir los objetivos propuestos.

 

Se un ejemplo, por lo que dices y haces

El entrenador debe ser el ejemplo a seguir de sus jugadores y staff por lo que no sirve de nada crear mensajes de prohibición si luego actuamos sobre esas prohibiciones. ¿Qué ejemplo damos? ¿Cómo actuaran tus jugadores frente a tus actuaciones?Claves para ser un buen entrenador de fútbol

Así como sea nuestro carácter como entrenadores, así será la formación y el modo de actuar del equipo que dirijamos dentro y fuera del terreno de juego. El entrenador suele imponer su personalidad, sus formas de actuación, sentimiento, roles, etc., y eso es clave para el éxito o fracaso del grupo.

Un entrenador que quiera crecer en su carrera deportiva debe mantenerse en continua formación e invertir en su futuro. Es el secreto para lograr el éxito y el crecimiento de tu carrera como entrenador de fútbol.

Por último, recuerda: ser entrenador de fútbol es un modo de vida. Los entrenadores estamos hechos de un compuesto tan duro que no se puede describir pero que es personal e intransferible. Según actúes en tu vida cotidiana así lo harás en tu vida deportiva. Crea ilusión y confía en tus proyectos, de ese modo lograrás ser un buen entrenador de fútbol.