SpanishEnglishFrenchJapaneseCatalanBasqueGalician
ACCESO CAMPUS
ACCESO CAMPUS

El talento puede requerir un trabajo duro constante y progreso, pero es imposible avanzar sin acumular horas de entrenamiento colectivo. Y es ahí donde los entrenadores y su formación tienen una gran responsabilidad.

 

El fútbol y el entrenamiento colectivo

¿Cuál es, entonces, la clave definitiva del éxito? ¿La estrategia o el talento individual? El fútbol siempre ha sido un deporte de equipo, pero hoy más que nunca. En las últimas décadas, la estrategia ha adquirido un papel cada vez más importante. Entrenadores como Arrigo Sacchi y Pep Guardiola han provocado auténticas revoluciones en la forma de enfocar el deporte, sus filosofías de juego han marcado un hito en su evolución y ocuparán para siempre un lugar en la historia del fútbol. Sin ninguna duda, un lugar en la historia mucho más largo que el de los jugadores que representaron su genio en el campo de juego y que hicieron posible su éxito en todo el mundo.

 

¿Significa esto que el talento individual está dando paso a la estrategia de equipo?

Una pregunta difícil de responder, ya que los años de Guardiola han coincidido con el ascenso de Messi y Cristiano, dos prodigios que se han convertido en los protagonistas de una época que estará marcada por su constante superación de los récords mundiales.

 

¿Cuál es, entonces, la clave definitiva del éxito? ¿La estrategia o el talento individual?

«Ninguno de los dos aspectos debe separarse del otro», dice Pere Tarradellas sin rodeos. El exjugador profesional que dirige el equipo juvenil del CD San ¿Significa esto que el talento individual está dando paso a la estrategia de equipo? Francisco, filial del equipo balear. Técnica y táctica han de ir de la mano. Las jugadas y patrones colectivos permiten a los jugadores mejorar y poner su talento al servicio de su equipo. No es de extrañar entonces, que el guardiolismo coincidiera con el ascenso de Messi. La táctica y el talento se complementan y se refuerzan mutuamente.

«La estrategia colectiva de un equipo tiene que ser elegida en base a las características individuales de los jugadores a su disposición», explica Felipe Ragel Marmol, entrenador de Marce en la categoría sub-16. Si en un equipo contamos con dos laterales de gran rapidez para un contraataque efectivo, sería normal decir, tirar de la línea de la defensa para crear espacio delante de ti. El objetivo principal de cualquier filosofía táctica es explotar los recursos individuales de un equipo y especialmente los jugadores que pueden marcar la diferencia.

 

Importancia del progreso individual

También es cierto que el resultado de muchos encuentros parece estar más vinculado a acciones individuales que a estrategias colectivas. Un gol desde 50 metros, una tarjeta roja al principio del partido, una intervención divina en el último segundo… «Las acciones técnicas tienen mucho peso», reconoce Tarradellas. No obstante, no se pueden apartar del contexto del juego; de lo que ocurrió antes del partido. Si un gran jugador trae el juego a casa con talento y experiencia, también hay que valorar todo lo que rodea a ese jugador, todo lo que ha llevado a ese momento y ha permitido que suceda. Un camino que no se ha recorrido solo, sino dentro de un grupo.

EL RESULTADO DE MUCHOS ENCUENTROS PARECE ESTAR MÁS LIGADO A ACCIONES INDIVIDUALES QUE A ESTRATEGIAS COLECTIVAS

Entrenamiento colectivo, progreso individualEl talento necesita tácticas para ver la luz del día. Es decir, la calidad individual no se da, sino que se construye dentro de su propio contexto. Según Tarradellas, «lo que hace que el talento se desarrolle son las horas de formación de calidad, de aprendizaje significativo. Eso tiene mucha más relevancia que las características innatas del jugador. En un entorno diferente, tendríamos un Messi diferente. Si no hubiera tenido un entrenamiento colectivo en el Barça, inevitablemente sería un jugador diferente». «La Pulga» es quien es por el trabajo que ha hecho para lograrlo.

Siempre hay que cosechar y atender el talento individual. Pero tienes que manejarlo con el entrenamiento colectivo. «En un entrenamiento colectivo nunca hay que proponer tareas que aíslen a un jugador«, explica el técnico de San Francisco. Para lograr una mejora, los futbolistas han de hacerlo a través de las acciones colectivas del juego. Tienen que recibir estímulos cognitivos a partir de tareas integradas y aplicadas. Entonces, el talento individual siempre puede ir un paso más allá. La capacidad de mejora y aprendizaje nunca termina en un futbolista. El futbolista, como el hombre mismo, está en permanente evolución.

 

CONCLUSIÓNImportancia del progreso individual

Así, podemos concluir nuestro artículo sobre el entrenamiento colectivo con estas dos nociones:

  • Que el talento se construye entre otros y con el tiempo. Convertirse en futbolista profesional viene con horas de entrenamiento colectivo. Nivel: alto rendimiento. No hay atajos.
  • Que el talento no deja de construirse. El aprendizaje no tiene edad, siempre es posible mejorar. No hay excusas.