SpanishEnglishFrenchJapaneseCatalanBasqueChinese (Simplified)
ACCESO CAMPUS
SpanishEnglishFrenchJapaneseCatalanBasqueChinese (Simplified)

A la hora de diseñar una buena planificación deportiva se deberán tener en cuenta muchos factores ya que, mientras mejor sea la planificación, mejores serán los resultados para obtener los máximos rendimientos posibles en los futbolistas. En este artículo veremos cómo diseñar una ¿Cuáles son los factores claves a la hora de diseñar una sesión de entrenamiento? sesión de entrenamiento.

Dentro de la planificación que debemos llevar a cabo, la alimentación, el descanso y diseñar una sesión de entrenamiento son solo algunos componentes que la constituyen. Sobre este último concepto es del que hablaremos para optimizar al máximo los beneficios mediante el tratamiento de algunos factores clave.

El proceso que involucra al hecho de diseñar una sesión de entrenamiento dentro del fútbol debe estar bien organizado y planificado, porque esta es la forma en que el proceso se ejecutará para estar más cerca de cumplir los objetivos propuestos.

¿Cuáles son los factores claves a la hora de diseñar una sesión de entrenamiento?

Objetivos claros y alcanzables

Antes de diseñar una sesión de entrenamiento, lo primero que se debe definir son los objetivos que se desean alcanzar. Pero a su vez, esos objetivos deben tener dos características particulares, y es que deben ser alcanzables y específicos. Por ejemplo, no sirve decir que se pretende que los delanteros logren correr más rápido al finalizar el semestre y, por el contrario, si sería inteligente decir: “Quiero que todos mis delanteros logren completar los 100 metros en menos de 12 segundos para finales de mayo”. Esta segunda variante nos pone un objetivo absolutamente medible y en un momento determinado del tiempo, por lo que los entrenamientos a nivel físico estarán enfocados en esta área y con ese fin último.

Organización

Sesión entrenamiento porteroEl segundo aspecto fundamental es ser un entrenador organizado. Sin un orden y una serie de tareas específicas a realizar en forma continuada, será muy difícil que la sesión de entrenamiento consiga exponer el máximo rendimiento en los jugadores. La improvisación debería ser considerada como el primer enemigo en el diccionario de un entrenador que decida diseñar una sesión de entrenamiento. La primera pregunta que debe surgir es: ¿qué queremos conseguir?, la segunda: ¿qué ejercicio me permitiría conseguir ese resultado? y la tercera: ¿qué posibilidad hay de enlazar este ejercicio con algún otro para lograr que el desarrollo sea progresivo?

Todos los ejercicios que compongan la sesión de entrenamiento deben estar enfocados en lograr cambios para un medio y largo plazo, y por eso es casi una obligación estar bien organizados.

Fase de realización

Ahora que ya sabemos cuál es el objetivo y cómo lo llevaremos a cabo, solo queda poner manos a la obra. Si te tomaste tu tiempo para organizar la serie de ejercicios que se realizarán durante las sesiones, seguramente habrás definido días (y hasta horarios) para que tus jugadores lleven a cabo las tareas. Es cierto que durante el camino pueden ocurrir imprevistos, y un día de lluvias torrenciales podrían arruinar tu sesión de entrenamiento de pases en el campo, pero aquí es cuando se ve la creatividad de cada entrenador de cara a los contratiempos.

Objetivos claros y alcanzables

Fase de control

Las evaluaciones, tras de diseñar la sesión de entrenamiento, deberán realizarse antes, durante y después de los mismos. De esta manera estaremos asegurándonos de que nos encontramos en la progresión adecuada. Y cuanto más cerca estemos de las tareas, mayor margen de corrección nos proporcionará.

Si es necesario se corregirán la ejecución y los movimientos no solo a nivel individual. Y si por ejemplo estamos desarrollando una sesión de entrenamiento a nivel táctico, puede ocurrir que el error sea a nivel grupal. Es por eso por lo que observar todo muy de cerca resulta una actividad absolutamente necesaria.

Conclusiones

Diseñar una sesión de entrenamiento: Factores claveHasta aquí hemos visto todas las ventajas que se obtienen a partir de una buena planificación y de diseñar una sesión de entrenamiento. Hemos observado que controlar de cerca que todo lo planificado sea llevando a cabo de manera correcta garantiza que, al menos, se esté cumpliendo con el plan original. Puede ocurrir también que, al finalizar con todas las tareas, los resultados no sean los esperados. Y esto puede deberse a decenas de cuestiones que involucran al azar, lesiones, etc. Pero bajo ningún punto de vista debemos permitir que sea por alguna carencia en los puntos anteriores.

Definiendo los objetivos, organizando los entrenamientos y controlando minuciosamente su desarrollo, las posibilidades de que las cosas salgan bien se incrementarán. Pero, además, no solo debemos tener en cuenta los puntos positivos que esto nos ofrecerá. Sino que no se deben dejar de lado todos los aspectos negativos que se evitarán. Donde las lesiones por sobrecargas, la falta de trabajo a nivel táctico o la falta de motivación pueden ser solo algunos de los principales ejemplos.