SpanishEnglishFrenchJapaneseCatalanBasqueChinese (Simplified)
ACCESO CAMPUS
SpanishEnglishFrenchJapaneseCatalanBasqueChinese (Simplified)
La importancia de la disciplina en el deporte

La importancia de la disciplina en el deporte

Al hablar de disciplina en el deporte nos estamos refiriendo a un aspecto absolutamente fundamental ya sea que hablemos de un deporte individual o de un equipo deportivo. Sin disciplina no se pueden alcanzar los objetivos. Y esto se ve mucho más expuesto si nos estamos enfocando en un deporte que no nos involucra solamente a nosotros. Sino que al no entregar el máximo de nuestra parte le estaremos fallando a todos nuestros compañeros, el entrenador, y la afición.

El rol del entrenador

El compromisoAl definir el trabajo de un entrenador podríamos hacerlo desde diferentes lugares y puntos de vista. Una de ellas, es el rol que cumple el entrenador de cara con sus jugadores. Y cómo debe hacer para conseguir el máximo rendimiento tanto a nivel individual como colectivo. La cercanía y el trabajo del día a día que se lleva a cabo debería ser un punto importante en cuanto al conocimiento que incorporará de cada uno de sus dirigidos y la forma en la que podrá imponer la disciplina necesaria para conseguir los objetivos.

En otras épocas quizá los entrenadores poseían un estilo mucho más estricto y dictatorial. Pero hoy los jugadores son totalmente distintos a los de aquellos tiempos. Y las maneras de comunicar y de adaptarse a los diferentes escenarios también han sido modificadas. Es por eso que el rol del entrenador en la búsqueda de la disciplina en el deporte debería contener un mix perfecto entre el respeto que impone su figura y las diferentes herramientas de comunicación que debe poseer para lograr el convencimiento de cada uno de sus jugadores, ya que dependiendo de la forma en que logre traspasar o no la barrera de la cercanía estará determinado su éxito.

El compromiso

mentalidad en el fútbolCuando hablamos de objetivos, hay una palabra que no puede pasar desapercibida en el camino hasta alcanzarlos: Compromiso. La disciplina, va de la mano con ese compromiso, y este último es el eje central a la hora de definir el cómo llegar a un lugar determinado.

Esto se trata ni más ni menos que de un acuerdo que logramos con nosotros mismos. Lo que nos lleva sencillamente a ‘hacer lo que tenemos que hacer’ para poder transformar una promesa en realidad. La mejor forma de describirlo podría ser que tomemos al compromiso como un vehículo entre esa promesa y esa realidad que estamos buscando. Y en el medio estarán muchísimas personas que nos inspiran a conseguir esa disciplina en el deporte, como nuestro entrenador, nuestra afición y, sobre todo, nuestros propios compañeros. Ya que son ellos los que se encontrarán en exactamente la misma situación que nosotros.

El papel de la disciplina en el deporte

El papel de la disciplina en el deportePero, a su vez, la disciplina también es un medio entre ese compromiso y los objetivos que nos hemos puesto tanto individualmente como a nivel grupal. Por lo que es una constante que se retroalimenta. Por otro lado, la disciplina es una de las mayores pruebas de autoestima. Porque una persona que está comprometida a exigirse al máximo para sacar su máximo rendimiento, sabe que esa autodisciplina es el camino correcto. Debido a eso, puede que hayamos escuchado (en verdad, lo que es probable es que no lo hayamos hecho) que las personas que quieren lo máximo de sí mismas son disciplinadas. Mientras que quienes se niegan a cumplir sus objetivos son consideradas auto-boicoteadoras.

Sin embargo, no es necesario que todo se trate de una obligación. Sino que más bien deberíamos elegir ese camino porque realmente es lo que nos apasiona. Quizá al comienzo debamos salir de nuestra zona de confort cumpliendo con las horas de descanso correspondientes o comiendo mucho más saludable. Pero si nuestro objetivo nos llena y nos hace realmente felices, es cuestión de tiempo para que la disciplina se vuelva parte de nosotros. Y que utilicemos los propios buenos resultados como parte de un motor para ir por más y conseguir esa disciplina en el deporte que tanto estamos buscando.

Conclusión

La importancia de la disciplina en el deporte

El compromiso de asumir la responsabilidad de ser disciplinados nos hace entender que no va a ser nada fácil ese primer paso. Ya que experimentar cosas nuevas puede traer preocupación y ansiedad. Sin embargo, si por el contrario decidimos quedarnos quietos y que todo siga de manera neutral, esa actitud nos llevará a entrenar, comer y descansar en piloto automático. Sin ambición ni esperanza de mayores recompensas. Todo se reduce a elegir fríamente que es lo que realmente queremos para nuestro equipo y si decidimos aportar lo máximo de nosotros.

El comportamiento del entrenador en un partido

El comportamiento del entrenador en un partido

Más de una vez habremos escuchado la frase que dice “los equipos son el reflejo de sus entrenadores”. Y es increíble lo real que resulta cuando comenzamos a evaluar la actitud del entrenador durante 90 minutos y la comparación con sus jugadores adentro del terreno de juego.

Si el comportamiento del entrenador es quedarse sentado durante la mayoría del tiempo en el banco, es prácticamente infalible que su equipo no mostrará grandes picos a nivel emocional. Al hablar de rendimiento puede ser mejor o peor, pero en cuanto a las emociones serán un calco de la pasividad de su líder.

entrenadores buen comportamiento

Por otro lado, hay entrenadores como Diego Simeone o Jürgen Klopp que no se sientan casi ni por un minuto. Y, por el contrario, a veces dan la sensación de terminar los partidos con más kilómetros recorridos en la línea de cal que sus propios dirigidos sobre del césped.

Fase previa al partido

Muchas veces ese comportamiento del entrenador dentro del campo tiene que ver con su trabajo y su preparación previa al juego. Es decir, en caso de haber hecho una buena lectura y que las cosas se estén dando como él las planificó seguramente le brindarán una tranquilidad mayor y calmará su necesidad tanto de dar indicaciones como de comenzar los reclamos contra la terna arbitral (de esto hablaremos más adelante). Si por el contrario, las cosas no comienzan bien durante el juego y el entrenador nota que cometió un error de planificación, o si es sorprendido por el adversario con alguna variante táctica, es más probable que los nervios lo invadan e intente reparar el error cometido.

Fase previa al partido

Por otro lado, refiriéndonos en la previa al juego, muchas veces resulta fundamental la conferencia del día anterior al partido ante la prensa. A veces los ánimos tanto de los jugadores como de la afición están bajos y la tarea del entrenador es convertir esas dudas y miedos en energía positiva. Un claro ejemplo es la siguiente conferencia de Marcelo Gallardo, entrenador de River Plate, quien luego de perder 3 a 0 en el Monumental frente a Palmerias de Brasil, debía viajar a su país vecino para lograr una remontada casi imposible de visitante, y él mismo se encargó de subir a todos al tren de la ilusión. River estuvo muy cerca de lograr aquella remontada que parecía un imposible, y te dejamos el link de la conferencia de prensa a continuación: <ahref=”https://www.youtube.com/watch?v=JHJADqIE4J8″>https://www.youtube.com/watch?v=6ASQtqQ-1kk

Tres aspectos fundamentales del comportamiento del entrenador

A la hora de mencionar 3 aspectos que deben sobresalir en el comportamiento de un entrenador durante un partido encontramos al positivismo, la proactividad y el respeto.

Positivismo

El comportamiento del entrenador en un partidoUn entrenador debe siempre trabajar con la idea de que no importa cuán mal estén las cosas, siempre es posible revertirlas. Sobre todo en el deporte, donde hay ejemplos de sobra en los que resultados que parecían imposibles de revertir se terminaron dando en situaciones increíbles. Ejemplos hay cientos, pero siempre me gusta recordar que, en la final de Champions League de 1999, el Manchester United perdía 1 a 0 frente al Bayern Munich en el minuto 90 de partido y sir Alex Ferguson envió a la cancha a un joven Ole Gunnar Solskjær (actual entrenador del United). En el minuto 91, cayó el empate tras un córner, y solo 2 minutos después, el propio Solskjær le daba al Manchester United el título de campeón. Esa es la influencia que tienen los entrenadores en los equipos, y esa es la importancia de buscar soluciones aunque todo parezca perdido.

Proactividad

Un poco enlazado con lo anterior, la proactividad es fundamental en el comportamiento del entrenador. Sin ella, cualquiera se sentiría derrotado en cualquier momento y pensaría que cualquier cambio o indicación no serviría para nada. El entrenador debe asumir su rol, él puede cambiar las cosas con una indicación táctica o con un cambio de nombres, y nunca es tarde para intentar enderezar el rumbo.

Respeto

Tres aspectos fundamentales del comportamiento del entrenadorLa última actitud a destacar en el comportamiento del entrenador tiene que ver con el respeto hacia todos los integrantes que se involucran en un partido. Hacer un apartado a las decisiones tácticas y que tienen que ver únicamente con lo que ocurre dentro del campo siempre tiene que ser positivo, porque los juegos duran solo 90 minutos, y si un entrenador se desenvuelve faltando el respeto tanto a sus rivales, como a la terna arbitral o, incluso, a sus jugadores, luego nadie estará dispuesto a respetarlo. Porque, como dijimos, los equipos son un espejo de su entrenador y si este último no cumple con este aspecto, sencillamente recibirá lo mismo de lo que da.

Motivar a tu equipo para aumentar el rendimiento

Motivar a tu equipo para aumentar el rendimiento

Cuando queremos conseguir una meta como equipo no solo las tácticas y la idea que queremos transmitir juegan un papel fundamental, sino que la motivación que podamos generar en cada uno de los integrantes del equipo también influirá de manera positiva o negativa en el camino a la consecución del objetivo.

Sin embargo, para un entrenador no resulta para nada sencillo mantener siempre motivada a toda la plantilla, sobre todo en dos situaciones puntuales. La primera dificultad surge cuando los objetivos son a largo plazo, y parecen tan lejanos que los jugadores pierden la capacidad de evaluar que el siguiente partido es tan importante como el último del campeonato. Y, sobre todo, que ambos entregan 3 puntos por una victoria.

Motivación en 3 pasos

Por otro lado, otro problema surge cuando el equipo sufre una racha de resultados negativos y parece que nunca más podrá lograr un triunfo que lo saque de su penumbra. En este último caso, en especial, el entrenador debe ser muy cuidadoso con la forma de motivar. Porque motivar a tu equipo no solo se trata de tener un buen guion y repetirlo de manera estudiada.

Motivación como beneficio

Entrenamiento y rendimientoUn buen entrenador que sepa cómo utilizar la motivación en beneficio del equipo, sabe perfectamente que es muy importante conocer los diferentes tipos de personalidades que integran a la plantilla, para esto se necesita experiencia y estar rodeado de buenos profesionales en el cuerpo técnico para que puedan ayudarlo en esa evaluación. Y no solo hablamos de un buen ayudante o un segundo entrenador capacitado, sino también de profesionales como psicólogos o especialistas en neurociencia aplicada al deporte, para que puedan colaborar con el entrenador a la hora de transmitir ese mensaje y que la forma de motivación sea la correcta. De esta forma se estará bien encaminado para que se produzca una verdadera mejora en el rendimiento.

Motivación en 3 pasos

En tres simples pasos podemos organizar una especie de guía que logre motivar a cualquier plantilla. Sin embargo, como dijimos anteriormente esto no se trata de unas palabras claves o un guion que puedas repetir en cualquier situación y ante cualquier circunstancia. Sino que se trata de motivar a tu equipo basándote en tres puntos clave que deberás profundizar tras un buen análisis:

Identificar correctamente el problema

Esto se trata de saber el motivo puntual por el que necesitas motivar a tu equipo. No debe tratarse solo de una motivación genérica, sino que debes encontrar “algo por lo que luchar”. Si el siguiente partido es el Derbi de tu ciudad prácticamente no necesitarás motivación porque ella aparecerá sola. Pero puedes usar algunas variantes en diferentes situaciones. Por ejemplo, si tienes un partido como visitante muy lejos y tras muchas horas de viaje, puedes motivar a tu equipo mencionando a toda la afición que ha hecho un enorme esfuerzo por llegar hasta ese lugar para alentarlos. Lo importante es siempre identificar un problema al que el equipo pueda sobreponerse mediante tu motivación.

Medir el clima que se vive en la plantilla

Motivar a tu equipo para aumentar el rendimientoOtro punto muy importante para motivar a tu equipo es ser consciente de cuál es la situación que se vive puertas para adentro en el equipo. Y aquí es interesante diferenciar entre la motivación individual que puedes generar en cada jugador y la motivación grupal que intentarás conseguir para la plantilla en su conjunto. Por un lado, puedes motivar a tu delantero centro para que aumente su rendimiento y logre anotar más goles, pero no debes descuidar que todos estén alineados con el mismo objetivo para que esa mejora en el rendimiento se produzca a nivel colectivo. De nada servirá motivar individualmente a tus jugadores si luego el clima del equipo no es bueno. En resumen, debes lograr una unión en el grupo para alinearlos en una lucha por un objetivo en común.

Los incentivos

Por último, esta guía de 3 pasos para motivar a tu equipo determina que debes encontrar la manera de colaborar con esas ganas de conseguir un mejor rendimiento. A veces no alcanza solo con la energía colocada en lograr un objetivo, y son buenos algunos incentivos para que tus jugadores entreguen un extra.

Motivación deportivaEl incentivo más común en el mundo del fútbol es el incentivo económico. Pero muchas veces los clubes no disponen de grandes arcas para afrontar esa clase de motivación. Entonces es cuando debes apelar a tu lado más creativo. Y, tras el análisis que hayas hecho en los puntos 1 y 2, tendrás que definir que acción confortaría a tu plantilla si logran un triunfo. Algunos ejemplos son los días libres en la semana, o suspensión de algún entrenamiento que tenías pautado en doble turno para que tengan la tarde libre. Depende de ti y tu análisis encontrar que los haría felices para conseguir ese extra en el rendimiento.

4 claves para conseguir el compromiso de tu equipo

4 claves para conseguir el compromiso de tu equipo

A la hora de obtener resultados positivos siempre se dice que debe haber 4 pilares que trabajen en armonía. Ellos son la junta directiva del club, los aficionados, los jugadores y el cuerpo técnico. Los primeros dos requieren fundamentalmente el buen andar del equipo durante las competencias. Ya que es muy difícil que tanto los aficionados como los dirigentes del club tengan complicaciones si los buenos resultados están a conseguir el compromiso de tu equipola vista. Pero, a su vez, tanto el entrenador como sus dirigidos necesitan la tranquilidad necesaria para que su único enfoque tenga que ver con los objetivos deportivos que se hayan planteado de cara a las competiciones.

Todo funciona como una cadena que se retroalimenta entre unos y otros. Por supuesto, mientras mejores sean esos resultados, más fácil será llevar el día a día de la institución que se esté representando. Y para que esos resultados positivos lleguen, el entrenador deberá obtener el máximo compromiso de sus jugadores. Destacaremos las que consideramos 4 claves fundamentales para conseguir el compromiso de tu equipo.

Objetivos claros para conseguir el compromiso de tu equipo

Lo primero para conseguir el compromiso de tu equipo es que plantees objetivos claros. Al comenzar la temporada debes reunirte con tus jugadores y determinar realmente para qué se sienten preparados esta temporada. Si cuentas con una plantilla que sabes que tendrá que luchar por mantenerse en la división que se encuentra y les dices que el objetivo es conseguir el campeonato… Tarde o temprano las cosas se pondrán mal.

Objetivos claros

Planteemos otro ejemplo. Si algunos de tus jugadores creen que deben intentar la clasificación a alguna Copa ganando los últimos 5 juegos de la temporada, mientras que otros ya están satisfechos por haber asegurado la permanencia… En primer lugar la relajación de algunos con respecto a los otros será muy distinta, y eso interferirá en los planes para terminar la temporada. Mientras que por otro lado, en algunos momentos, determinados integrantes del equipo entenderán que hay que seguir atacando para ganar el partido, mientras que otros quizá consideren que un empate es un buen resultado

Por eso, distinguir entre los objetivos individuales y grupales al comienzo de la temporada es un factor clave para conseguir el compromiso de tu equipo.

Lograr credibilidad para conseguir el compromiso de tu equipo

Este punto está un poco enlazado con el anterior, primero en el sentido de entender las necesidades y el potencial de tu equipo, mientras que por otro lado si un jugador te cree y generas la confianza necesaria, lo tendrás a tus pies y, como alguna vez dijo el delantero Kevin-Prince Boateng refiriéndose a Jürgen Klopp: “Sabe lo que decir para que un jugador muera por él, jugaría a sus órdenes hasta en la China”. Eso es lo que debes lograr generar en tus jugadores para obtener no solo su máximo rendimiento a nivel individual. Sino también para conseguir el compromiso de tu equipo a nivel grupal.

Conseguir su máximo rendimiento

Lograr credibilidadSi logras obtener ese máximo rendimiento, tus jugadores también se sentirán a gusto jugando a bajo tus órdenes. Cuando un goleador logra convertir muchos goles siendo dirigido por ti, créeme que nunca va a olvidarlo. Y si pones su confianza a tope y consigues generarle las situaciones propicias para que consiga anotar, su compromiso estará al mismo nivel que su confianza.

Lo mismo sucede con el resto de tus jugadores, si consigues que tus defensores se conviertan en un muro impenetrable el compromiso para mantener el arco en 0 durante cada partido crecerá cada vez más y se volverá un objetivo grupal. Porque a pesar de que intentes conseguir el mejor rendimiento a nivel personal, luego eso se traducirá en mejores rendimientos a nivel grupal y podrás conseguir el compromiso de tu equipo casi por inercia.

Dar muestras claras de un liderazgo positivo

Al hablar del tipo de liderazgo que debe fomentar un entrenador, no hay que pensar que simplemente nos referimos a las decisiones que toma dicho entrenador con respecto a las cuestiones del equipo a nivel táctico. Sino que más bien nos referimos a su forma de desenvolverse en cualquier ámbito de la vida. Los jugadores no son tontos… Y si el comportamiento de su DT fuera del campo de juego les genera algunas dudas no estarán dispuestos a defenderlo ante cualquier situación dentro del mismo. Para ser un buen líder deberás cumplir con estas 4 características fundamentales que, si las desarrollas de buena manera, ayudarán a conseguir el compromiso de tu equipo:

Especialista: Entiendes a la perfección que debe hacer tu equipo dentro del campo, te aseguras de analizar correctamente a tus rivales y tomas decisiones correctas para conseguir los resultados.4 claves para conseguir el compromiso de tu equipo

Saber comunicar: El vehículo para hablar con tus jugadores, es decir la palabra, debe ser muy claro. Un jugador prefiere 100 veces la sinceridad, aunque sea dura, antes que una traición camuflada de amistad.

Gestión del poder: Simplemente esto está relacionado con que tomes decisiones en base a la justicia. Por ejemplo, si un jugador merece ser titular porque se lo ha ganado a base de esfuerzo y buenas actuaciones, no importa que quien deba salir sea un referente importante del equipo.

Predicar con el ejemplo: Por último, debes tener en cuenta que los equipos son un espejo de su entrenador, si transmites valores como el respeto por el adversario o la humildad, tu equipo transmitirá lo mismo.

La finalidad del juego en el fútbol

La finalidad del juego en el fútbol

Al hablar de fútbol, a veces perdemos de vista la simplicidad a la que se reduce un juego. Que, inundado por enormes análisis tácticos, horas y horas de programas deportivos y enormes libros explicando diferentes estrategias, hacen olvidar que todo se trata de dos equipos con 11 jugadores cada uno que deben introducir la pelota la mayor cantidad de veces en la portería del rival. En este artículo hablaremos sobre la finalidad del juego en el fútbol.

Es cierto que desde el comienzo del partido ambos equipos comienzan a desarrollar un conjunto de acciones basadas en ideas. Estas nacen en el entrenador, para intentar salir victoriosos del campo de juego (el cual está perfectamente delimitado). Y esas ideas serán aplicables según el momento del juego que se está atravesando.

la finalidad del juego en el fútbol es clara

A grandes rasgos podemos dividir a las acciones que realizan ambos equipos en dos: acciones ofensivas y acciones defensivas. A la hora de contar con la pelota en su poder, el equipo buscará variantes. Tanto individuales como colectivas, para lograr romper el muro defensivo del equipo rival. Mientras que el equipo que estará defendiendo se ocupará de mantener la concentración al máximo para que los atacantes no puedan sacar provecho de esa posesión. Evitando su progresión en el campo. En líneas generales, si bien podemos profundizar, y mucho, en todo el tipo de variantes para aprovechar los ataques y mejorar las defensas a nivel táctico, esa es la finalidad del juego en el fútbol.

Estilos de juego

Cuando profundizamos en el desarrollo táctico y la idea de juego de cada equipo, refiriéndonos a su disposición en el campo, la calidad de jugadores, velocidad tanto en los pases como mental, coordinación de movimientos y varios aspectos más, englobaremos todo en lo que llamamos Estilo de juego.

La tarea del entrenador para lograr la finalidad del juego en el fútbol Cuando esa forma de jugar consigue muchos resultados positivos, gusta a muchos de quienes lo ven desarrollarse y adquiere adeptos a ese estilo. En ese caso estaremos hablando de un sello de identidad de un equipo. Y puede decantar en alguna corriente futbolística que marque la historia del fútbol como lo fueron El Fútbol Total de Arrigo Sacchi, la naranja mecánica holandesa o el Catenaccio italiano.

A esta altura, cuando el entrenador quiere dotar de una identidad al equipo para cumplir con la finalidad del juego en el fútbol a los niveles más básicos, surge siempre la misma disyuntiva. ¿Qué es mejor, elegir el sistema basándose en los jugadores o imponerlo sin importar quienes sean sus dirigidos? Ambas situaciones tienen sus ventajas y sus desventajas, y no hay una verdad absoluta, ya que lo que funciona para algunos puede no hacerlo para otros.

¿Cómo elegir el sistema de juego?

Estilos de juegoA grandes rasgos, podemos decir que elegir el sistema basándose en los jugadores tiene mucho sentido. Ya que si, por ejemplo, la pareja de defensores centrales no sabe marcar con una línea adelantada hasta la mitad de cancha y el entrenador define que ese es su estilo, probablemente el equipo no la pasará bien cuando haya que recuperar la pelota y encajará muchos goles. Por otro lado, si el entrenador siempre juega de la misma manera sin importar el club en el que haya sido contratado y las cosas no funcionan por una situación similar al ejemplo anterior, este es una alerta importante para los dirigentes. Quienes sabían lo que fueron a contratar y los jugadores con los que contaban en la plantilla, pero ese es tema para otro artículo.

La tarea del entrenador para lograr la finalidad del juego en el fútbol

La finalidad del juego en el fútbolSiguiendo con este pensamiento, la tarea principal del entrenador. Más allá de lograr transmitir su estilo y sus ideas a los jugadores. Es conseguir un sentido colectivo que prevalezca sobre las individualidades. A la hora de gestionar una plantilla pueden ocurrir muchísimas cosas relacionadas con el día a día. Y si quieres profundizar en estas cuestiones y observar como es esa gestión al máximo nivel te recomendamos el documental ‘All or Nothing’, sobre el Tottenham de Mourinho. Que logra un nivel de intimidad excelente tanto en el vestuario como durante la semana de trabajos.

Por todas estas situaciones que suelen surgir fuera de lo que es el campo de juego, es por lo que el entrenador que logra convencer a sus jugadores de una forma de jugar tiene un mérito enorme. Nutrición, un buen estado físico, motivación, convencimientos a nivel táctico, gestión de minutos para evitar lesiones, buenas relaciones humanas, y tantas otras cosas son las que luego se deben ver reflejadas en el campo de juego durante 90 minutos. Lo cierto es que como dijimos, la finalidad del juego en el fútbol es clara, pero en el medio hay muchísimos matices a tener en cuenta, y cada día surgen más.

Las transiciones… un nuevo fútbol

Las transiciones… un nuevo fútbol

Si bien los ataques veloces en el fútbol han existido desde siempre, en el pasado se utilizaban con mayor sentido a la hora de realizar un contraataque que dañe al rival en un momento en el que el mismo se encontraba totalmente organizado para atacar. Históricamente esta rápida transición de defensa a ataque fue asociada con equipos de carácter más defensivos que ofensivos. Es decir, que contaban en su ADN con un genética mucho más enfocada en defender durante (casi) todo el partido y aprovechar los momentos en los que el rival se encontraba “jugado” en ataque.

Conclusión sobre las transiciones en el nuevo fútbol

Sin embargo, hoy en día las transiciones son un aspecto que todos los equipos. Sea cual sea su idea de juego, deberán dominar prácticamente a la perfección si quieren ser competitivos en el nuevo fútbol de elite. Quizá, este aspecto más moderno se ve influenciado de forma radical por el gran cambio que se ha observado en los últimos años a nivel físico en este deporte. Pero seguramente tenga otro de sus principales secretos en el éxito que han tenido durante los últimos años varios equipos que han conseguido títulos y éxitos muy importantes a nivel mundial.

Definición y objetivos de las transiciones en el nuevo fútbol

Una transición, ya sea de defensa a ataque o viceversa, es básicamente un cambio que se produce en las acciones que ejecuta un determinado equipo a la hora de defender o de atacar. Tanto en el viejo, como en el nuevo fútbol (o futbol moderno), se llama transición al cambio que se produce cuando un equipo pierde la pelota (comienza a defender) o cuando la recupera ( comienza su ataque).

Durante estas transiciones se produce un incremento de velocidad en las ejecuciones que está experimentando el juego. Y adquiere una vital importancia la capacidad mental de los jugadores para tomar decisiones en base a lo que se ha encargado de trabajar el entrenador. Con esto queremos decir que habrá momentos en los que la transición será posible. Y momentos en los que, por el propio desarrollo del juego, será necesario hacer una pausa para elaborar otro tipo de ataque o defensa, según sea el caso.

Principales exponentes a nivel mundial

Principales exponentes a nivel mundial

Varios equipos en los últimos años se han caracterizado por realizar transiciones muy rápidas, tanto de defensa a ataque para dañar al rival, como en sentido contrario para defenderse mejor. El Atlético Madrid de Diego Simeone se mostró desde siempre como un equipo que daba un extra a nivel físico para lograr emparejar sus duelos frente a equipos con mayor capacidad técnica y ante jugadores de mayor jerarquía, como lo eran el mejor Barcelona de la historia o el Real Madrid de Mourinho. Basado en ese extra a nivel físico fue que consiguió convencer a muchos por sus tremendas transiciones ofensivas. Al encontrarse replegado la mayoría del tiempo, aquel Atlético Madrid no dejaba ver demasiadas transiciones en sentido contrario. Pero sí se volvió un equipo interesante para observar la intensidad que desplegaba en los contraataques cuando recuperaba la pelota.

En la Premier League hay varios equipos que realizan transiciones excelentes. Pero en general se caracteriza por ser una liga de transiciones muy rápidas tanto en defensa como en ataque. Eso mismo es una de las cosas que la vuelve, para muchos, la liga más espectacular del mundo, y es que muchas transiciones durante un partido significan muchísimos ataques y jugadas de peligro, muy bien capitalizadas por algunos de los mejores jugadores del mundo. Cuando los equipos de la mitad baja de la tabla le disputan los partidos sin ningún temor a los de la mitad de arriba. Eso es un sinónimo de entretenimiento asegurado.

Mejor equipo en las transiciones

Las transiciones... un nuevo fútbolPero si debemos hablar del mejor equipo del mundo a nivel transiciones, probablemente debamos hablar del Liverpool de Jürgen Klopp. El técnico alemán ha conseguido varios títulos desde su llegada a Inglaterra. Entre los cuales se encuentran una Premier League, una Copa de Campeones y un Mundial de Clubes, y lo ha hecho con un estilo inconfundible. El propio entrenador lo define como “fútbol Heavy Metal”.

Y da su explicación basándose en que el juego de posesión como podrían ser el del Barcelona de Pep o el del Arsenal de Wenger “suenan como orquesta, pero con una melodía silenciosa”. Y recalca que él prefiere el mencionado estilo Heavy Metal al evaluarlo. Nos damos cuenta de que ese estilo musical aplicado al fútbol nos habla exactamente de las transiciones que estamos intentando explicar en este artículo. Caracterizado por un fútbol casi sin pausa, con una exigencia física del 100% y donde las transiciones, tanto ofensivas como defensivas, son la principal arma.

Conclusión sobre las transiciones en el nuevo fútbol

Definición y objetivos de las transiciones Las transiciones son sin duda un aspecto fundamental en el nuevo fútbol. Y si bien han existido desde siempre, nunca como ahora han sido tan determinantes a la hora de planificar los partidos. Los entrenadores deben darle una importancia preponderante a trabajarlas durante los entrenamientos para poder sacarle provecho en los partidos. Siempre es bueno capacitarse sobre estos temas con mayor profundidad. Y es por eso por lo que se recomienda indagar más ya sea en libros, artículo o videos que abundan en la red.